jueves, 30 de junio de 2016

.

El doctor rompió el silencio de la consulta más incómoda que había tenido en toda la semana -Un punto, ¿y con eso qué quiere decir? ¿Por qué dibuja un punto?-
-Porque no tengo nada que decir...-
-Y no sería más fácil decirlo... ¿Decir que no tiene nada que decir?-
-Entonces ya habría dicho algo...-
El doctor se reclinó sobre su butaca, que había adaptado la forma del cuero a su asiento. Pero en ese instante ni siquiera su butaca parecía cómoda... Respiró para recuperar la calma y continuó.
   -Tiene el día difícil, ¿no?- Y no hubo respuesta... El doctor se inclinó sobre su paciente y repitió la cuestión, más serio...
   -¿Lo tiene?
   -¿Por qué me fuerza a hablar cuando no hay nada que contar?-, reiteró el paciente con la madurez de un  párvulo. El doctor se acomodó de nuevo sobre la butaca, cerró el cuaderno y volvió a respirar, esta vez más profundo...
   -Bien entonces, como doctor no tengo nada más que hacer con usted hoy... Puede irse.
El paciente levantó una mirada de presa indefensa; de animal abandonado al sacrificio...
   -¿Pero no iba a ayudarme a desentrañar el significado de ese sueño?-
   -Para eso tendría primero que contármelo. Si no quiere hablar, no tenemos nada que hacer.-
   -El sueño sí, de eso sí que puedo hablarle. Nunca sueño y esa imagen que aparece en estas últimas semanas me quita el apetito-.
   -¿Le quita el apetito?
   -He adelgazado 10 kilos-.
   -¿Tanto le preocupa?
   -Creo que no, pero no tengo hambre. En realidad no creo que sea cosa del sueño...-
   -No le entiendo...-
   -Prefiero que sea usted, como profesional, quien decida si es cosa del sueño- El doctor  apartó las gafas y frotó el entrecejo. Volvió a respirar profundo.
   -Bien-, se reincorporó el médico. -Cuénteme... Qué sueña exactamente...-