Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

LA HIPOTECA DE LOLO

Cierto día, Lolo se quedó dormido y soñó que era una persona. De esas robustas, altas y apuestas, que viajan en metro sin agarrarse a la barra, porque en la elegancia de su postura se sostienen con tal firmeza que parecen pegadas al suelo. Como esos hombres de negocios, circunspectos; o esas mujeres con largos tacones y mirada afilada que corta hasta el aire. Gente así hay poca. Son unos elegidos: empresarios, políticos o banqueros... Lo normal era ser como él. Bueno, quizá no en el sentido literal, porque Lolo era un chucho negro y esmirriado. Tenía cinco años. Traducido a la edad de las personas sería un treintañero...
                              Para continuar leyendo, pulsa AQUÍ

CUIDADO CON DOMESTICAR A SÚA

-Busco a los hombres -dijo el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
   -Es una cosa demasiado olvidada -dijo el zorro. Significa "crear lazos".
   -¿Crear Lazos?
   -Sí -dijo el zorro-. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo...
['El Principito', Antoine de Saint-Exupéry]

ALGÚN DÍA

La luz indecisa de la mañana se filtra por el rosetón en un contacto único con el mundo exterior. Ilumina su alma de esperanza para aguantar el cautiverio con suficiente entereza como para mantenerse vivo; pues solo con semejante fuerza de espíritu puede alguien sobreponerse a más de ocho años de hambre, frío y ratas. Quienes lo sepultaron allí, bajo las pisadas del mundo, quisieron olvidarlo en el infierno; pero solo lograron alojarlo en un lugar intermedio, entre la luz y las tinieblas. Donde cualquier otro hubiera enloquecido de rabia impotente, él solo crecía y crecía. La lucha le dio aguante y equilibrio; el tiempo se convirtió en un aliado capaz de alimentar sus cavilaciones de venganza y aquella luz le recordaba siempre que afuera seguía saliendo el sol. Algún día, cuando terminara esa condena que había superado ya su ecuador, recobraría la dignidad para mirar a los ojos de sus enemigos. Alguno morirá del susto, creyendo tener frente a sí a un fantasma, a una aberración regresa…

NUESTRO QUERIDO 'PÓSIT'

SAMUEL EL CALZONAZOS

-O sea, que en este sueño del que habla, básicamente orina fuera del inodoro-, replicó el doctor reclinado sobre su sofá para asomar la mirada por encima de las gafas sobre su paciente tumbado boca arriba en el diván.     -No me había ocurrido en la vida. Bueno, no sé.. en un sueño quería decir; pero no sé... ¿Tendrá que ver con aquello que hablamos otra vez, con mis complejos? ¿Con esas cosas de que me siento incapaz de controlar mi vida? -insistió el paciente con la mirada perdida en el techo de la habitación-.      -No sé, no sé. Es extraño... ¿Hemos quedado en que la relación con su mujer va bien...?      -Muy bien, si, si, si...    -Ya sabe que no puede mentirme. Si me miente podemos eternizarnos sin encontrar solución... -describió el doctor con la monotonía de quien repite un mantra...-      -No, no. La relación con mi mujer es estupenda..       -Entonces... El sexo...      -Es muy bueno. Por las dos partes...     -¿Por las dos partes?, -cuestionó el doctor sin inmutarse,…

.

El doctor rompió el silencio de la consulta más incómoda que había tenido en toda la semana -Un punto, ¿y con eso qué quiere decir? ¿Por qué dibuja un punto?-
-Porque no tengo nada que decir...-
-Y no sería más fácil decirlo... ¿Decir que no tiene nada que decir?-
-Entonces ya habría dicho algo...-
El doctor se reclinó sobre su butaca, que había adaptado la forma del cuero a su asiento. Pero en ese instante ni siquiera su butaca parecía cómoda... Respiró para recuperar la calma y continuó.
   -Tiene el día difícil, ¿no?- Y no hubo respuesta... El doctor se inclinó sobre su paciente y repitió la cuestión, más serio...
   -¿Lo tiene?
   -¿Por qué me fuerza a hablar cuando no hay nada que contar?-, reiteró el paciente con la madurez de un  párvulo. El doctor se acomodó de nuevo sobre la butaca, cerró el cuaderno y volvió a respirar, esta vez más profundo...
   -Bien entonces, como doctor no tengo nada más que hacer con usted hoy... Puede irse.
El paciente levantó una mirada de presa ind…

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

AMIGOS POTENCIALES

La amistad sucede cuando no es necesario hablar; o cuando precisamente lo que hace falta es no parar de hacerlo. En ese sentido es fácil porque vale para todo. El concepto es diferente según los géneros. Como en el electromagnetismo, dos polos iguales se pueden acercar, pero en el fondo se repelerán; en el caso de polos opuestos, pueden acercarse tanto que lleguen a rozarse, incluso a pegarse. Esas son las amistades que tienen derecho a roce. 
Los amigos instruyen, distraen, completan, acompañan y ayudan en la difícil tarea de la introspección. A través de los amigos alguien puede conocerse mejor. Y qué decir de esos largos paseos de reflexión, que ayudan a pensar con algo más de profundidad de lo que permite el día a día. Es bien divertido porque uno se siente todopoderoso. Se puede criticar a alguien o a algo, sin descanso. Arreglar la política regional, nacional o internacional. Imaginar el aspecto de los extraterrestres o pensar en el calentamiento global. En esa dialéctica cabe…

LA IDENTIDAD DEL DUEÑO

Cuídense mucho de las manos gratuitas, que prestan su ayuda sin ambages. Cuídense porque no será gratuita. A su debido tiempo regresarán y exigirán su parte. No tiene pérdida, sus dedos son de un frío metálico. En el contacto del apretón uno siente un escalofrío que se propaga helado por todo el cuerpo, seguramente porque al fin y al cabo nadie tiene la certeza de quién está al otro lado. Es complicado conocer al dueño de esa extremidad que pretende garantizar su confiabilidad con el gesto. Pero solo le servirá para engañar a gentes de miradas cortas. Las mentes lúcidas sabrán discernir y ver más allá del muro hasta dar con la verdadera identidad de su dueño.

NO HABRÁ MÁS MIEDOS

Es el monarca del mundo salvaje, pero ese título no lo salvó del miedo. Sabe lo que le viene encima, o quizá solo lo sospecha, y en ese caso la imaginación solo empeorará las cosas. A las personas nos pasa igual: ratas, serpientes, arañas, despedidas, públicos masivos, aviones, hipotecas, exmujeres... Los acechos son innumerables, tan diferentes como vidas existen. Pero llega un día en que ese todo oscuro se vuelve tan recurrente en su abuso de poder que termina por insensibilizarnos. Como con el dolor físico, acaba uno acostumbrándose. Entonces cambia el turno de juego, la iniciativa se va a la otra mano y el león ve el mundo diferente, más luminoso, más alegre y libre. La boca está abierta, preparada para el bocado, después para el zarpazo, porque ha aprendido que puede vencer. Ya lo hizo antes, tantas y tantas otras veces.

LA TENTACIÓN VIVE AL LADO

Idealicé tanto el amor que se me escapó su verdadero sentido. La tentación no vivía arriba, en la forma intuida en sueños de esa musa perfecta, sino al lado, dos puertas a la derecha. En esa rutina del día a día que pasa inadvertida, pero que te va calando hondo, sin darte cuenta. Ella no lo sabe, al menos eso creo; pero es lo mismo. Además de los amores reales, siempre es sano tener los enseñados. Y para que funcionen es bueno no dejar que salgan de ese imaginario... Al menos por ahora.