sábado, 31 de octubre de 2015

EL JUEGO DE LA OCA

La vida se parece mucho al juego de la oca. A mí me han comido la ficha y me toca volver a empezar. Hay que esperar, atrapado en ese ciclo que, no sé por qué, me obliga a dar un paso hacia atrás por cada dos que avanzo. El de la foto no soy yo, es mi hermano -que para sus cosas también ha tenido que aprender de la paciencia-, pero perfectamente podría ilustrar lo que me toca...