martes, 28 de enero de 2014

EL VIAJE QUE NUNCA FUE

   El avance del velero, al fondo, parece ilustrar la alegoría de su propia vida. Lo miran irse, allá a lo lejos, y recuerdan que un día miraron del mismo modo a su juventud. Imaginan su futuro, en alta mar y frente a todos esos puertos en los que reposará sus anclas; reparan en todos esos viajes y lugares que antaño formaron parte de sus sueños, que se consumieron en el olvido de la rutina. Ninguno se atreve a hablar con el otro de tan profundo pesar; pero al mismo tiempo ambos se plantean en silencio, si no habrá llegado el momento de vivir...