Ir al contenido principal

LA SINRAZÓN

   Cuando Flecha despertó una mañana de un sueño inquieto, se encontró en un despacho convertido en un monstruoso ser humano. Se había acomodado sobre su trasero embutido en unos pantalones apretados, parecidos a los de un traje elegante y veía, cuando levantaba la cabeza, la sombra que proyectaba un gran sombrero. 
"¿Qué me ha pasado?", pensó. No era un sueño. El despacho, un auténtico despacho humano, estaba ocupado también por otro hombre, que sin mediar palabra le lanzaba miradas fulminantes de odio y miedo al mismo tiempo. El perro, o el humano, o lo que demonios fuese ahora Flecha, localizó en la puerta la única vía de escape, justo en el mismo instante en que otro hombre entrajetado, visiblemente viejo y de apariencia altiva, la atravesó para expulsar de allí al hombre-odio. 
"Verás, amigo, iré al grano", le comunicó frente a frente, y mirándole a los ojos. Flecha tragó saliva.
"Esto no es fácil, es un trabajo duro, y tendrás momentos difíciles. Pero creo que encajarás bien", le confesó. Flecha volvió a tragar saliva. 
"He podido contratar a un humano, sí, pero esas técnicas ya no funcionan. El frac no asusta, y tenemos que innovar", añadió. "Un perro no necesita llevar frac y puede ladrar, puede ladrar sin parar. ¿Me entiendes? Necesito que ladres a la gente". 
Flecha desvió la mirada hacia el cartel junto a la puerta, parecía un eslogan promocional de aquel sitio: 'Ningún moroso escapa a JRK cobradores'. 

"Ay, Dios Todopoderoso!", pensó, "Qué profesión tan agotadora he elegido!" Siempre de viaje, de un lado a otro de la ciudad, ladrando incansable a deudores de todos los pelajes. Los había adinerados y estafadores; ahí no sentía remordimientos. Lo malo era cuando aparecía un caso justificable, de esos que no pagan porque realmente no tienen ni para comer. 
"Entra en casa maldito perro", protesto uno de esos, y Flecha accedió. "¿Lo ves?", le espetó en la cocina, frente a una mujer embarazada y extremadamente flaca; y dos niños pequeños y harapientos, con esa mirada triste pero alegre, propia de quien aún no es del todo consciente de su suerte. A Flecha se le hizo trizas el corazón. Agachó las orejas y dejó de ladrar cuando estaba apunto de llorar.

Despertó tumbado en su sofá con un nudo en la garganta. Pero de vuelta a la realidad siguió reflexionando sobre ese sueño turbador. Tal vez él no era válido para ese trabajo, o quizá ladrar ya no era suficiente. Probablemente el siguiente paso sería morder, y entonces los perros de presa tendrían mejor encaje. "¿Por qué demonios habré soñado esto?", pensó. Puede que aquella lectura de ayer..., 'La metamorfosis' de Frank Kafka... Un hombre imaginó convertirse en animal y pensó que era una pesadilla. Ahora el animal se imaginaba transformado en un hombre y la pesadilla continuaba. Una sinrazón, claro está. En fin, quizá tanta lectura no convenga, al menos antes de acostarse.
José Carlos Rojo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jejejejeje.... "cobradores" ladradores y mordedores. Un "cobrador" es uno que veneee... saca el tridente y picotea picotea hasta que le das el fajete. Y entonces coge el fajete.... y claro, SE VA .... XD

- JJSalsoso -

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…

LA VANIDAD DEL LEVIATÁN

En realidad, muy pocos lo conocieron en vida; y si lo hicieron, ninguno pudo contarlo. Narra la leyenda que los barcos nunca lo veían acercarse; pero su presencia se sentía en el oleaje, agitado; en la tonalidad del agua, más oscura; o incluso en el hedor del ambiente, teñido de un azufre ácido que corroía la pituitaria. Su tamaño alimentó decenas de especulaciones. Hay quien confesó haberlo visto emerger en oriente y al mismo tiempo mover un gran tentáculo en poniente, en lugares separados por una milla marina de distancia. Una vez conocidas sus atrocidades, jamás ningún marino volvió a temer al diablo. Solo lo temieron a él, al gran Leviatán. La gran aberración bajo las aguas, el gran dios del mal, quizá Poseidón mutado en bestia. Pero explica la literatura que la fantasía lo legitima todo; y si hay maravillas que germinan del mal, también las hay que lo hacen del bien. 
Un verano de hace siglos, cuando el mundo todavía se estaba haciendo, una pequeña niña griega pergeño su venganz…