Ir al contenido principal

EL TÉ SE SIRVE FRÍO

   "Hoy hace frío, tienes la nariz como un tomate. Venga, olvida lo de ayer, fui un bobo. Entra, te invito a un té y lo hablamos". Noelia sabía que aquello estaba destinado al fracaso, pero volvió a asentir con la cabeza, sin levantar la mirada del suelo. Ese chico era un maldito hijo de puta aunque no reunía la maldad suficiente como para ser consciente de ello. Aún estaba dolida, pero ese amor le había cogido fuerte por dentro, en el estómago, y le anulaba el pensamiento.
   "No puedes ir por la vida riéndote de la gente, tú tampoco eres tan listo como crees, ni tan guapo. No eres más que nadie pero ves las cosas como quieres... Estás por debajo de la media, de hecho", zanjó ella en para dignificar su reincidencia mientras él sonreía por dentro. Su mejilla le delataba de soslayo, porque se congratulaba de su seducción. Y ahí recostados, aferrados los dos al calor de la taza de té, él retomó el intento depredador del día anterior. Alargó los fríos dedos por aquella delicada espalda hasta su cuello y le produjo un escalofrío que quebró el instante como un relámpago.
   "En serio... ¿como si ayer no hubiese pasado nada?", reaccionó ella mientras se limpiaba como podía el té que se había derramado por el susto encima de la pierna desnuda, donde no llegaba la falda de colegiala.
   "¿Y a quien se le ocurre llevar falda hoy, con este frío?", reaccionó él, con el humor absurdo que había convertido en seña de identidad y que otras veces le había ayudado a escabullirse de lo incómodo. No iba a ser esta vez. "Vale, haz lo que quieras, intentaba que estuviésemos cómodos... retomaba lo de ayer para hacerlo bien...", reclamó él.
   "Intentabas follarme porque no te dejé ayer", cortó ella: "Pues vete y déjame en paz... ¿para qué has aceptado entrar entonces, para quedar por encima, para torearme?", se liberó el con los instintos desenmascarados y la mirada obsesiva fija en la piel de gallina que asomaba en el muslo que no ocultaba la falda.
   A ella le brillaban los ojos. "Entré porque pensé que me pedías perdón de veras... Porque igual no eras tan cabrón, en el fondo".
   El se reclinó hacia atrás, dolido pero seguro de que aquello quedaría bien resuelto, con su dignidad de una pieza. "Vete si quieres... Pero hazme un favor. No me mandes más mensajes, ni me sigas por los pasillos... Haz el favor de dejar de ser tan niña y si algún día maduras... Llámame y lo hablamos...", soltó sin mirarla a la cara, mientras recogía las dos tazas de té y se ponía en pie, en una invitación explícita a que Noelia abandonara el salón.
   "Tengo 21 años y seguro que maduraré mucho durante estos próximos", emitió ella, que sí le miraba fijamente a unos ojos esquivos como los de una alimaña incómoda. "Probablemente me quede mucho por aprender hasta que llegue a tus 25. Y no sé si llegaré a ser tan buena como tu, tan perfecta, tan soñadora e inteligente; pero por lo menos lucharé por mi vida y no me quedaré en casa masticando el fracaso". Entonces él reaccionó impávido, sorprendido por la inusual fuerza hiriente de aquellas palabras. Se conocían bien, y eso no era propio de ella. "Maduraré lo suficiente para no necesitar pisotear a las pocas personas buenas que encuentro mientras callo mis inseguridades. No te engañes, cada uno moldeamos el mundo a nuestra medida. El tuyo está lleno de mierda porque en lugar de cambiarlo te quedas inmóvil, sin enfrentarlo, esperando que te mastique y te escupa para luego preguntarte qué salió mal...". Noelia se acicaló, se colocó la falda y abrió la puerta de la casa.
   "No creo que seas mala persona, Pablo, pero no existe una burbuja donde se pueda ser irresponsable sin consecuencias. Al final todos tenemos frío, pero la solución no es siempre quedarnos en casa. A veces hay que salir. Que tengas suerte, nos veremos por ahí, supongo". Noelia cerró la puerta con tanta delicadeza que apenas se escuchó sonido. Fuera parecía que el tiempo era mejor, de hecho, ya ni siquiera sentía frío.
José Carlos Rojo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Era necesario que se llamase Pablo? XD
Anónimo ha dicho que…
jajajaja... Sea Pablo o no, me complace ver una evolución en tu narratividad, JC. También creas una lectura mejor, más cómoda y directa, y eso radica esencialmente en la sugestión de sentimientos que, como esta nueva forma de narrar, son espontáneos y naturales. También fuiste siempre un gran observador, de lo físico y lo inmaterial, y creo que expresas con fortuna las sensaciones ocultas del ser humano, que siempre actúa según su condición, muchas veces sin entenderlo. Te diría que casi pareces un 'psicólogo' o un 'mentalista' narrativo. Felicidades por esta pequeña escena; junto con la fotografía es inevitable recrearla, con su luz y sus cambios de temperatura. Grande JC.

- JJSalsoso -

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…

LA VANIDAD DEL LEVIATÁN

En realidad, muy pocos lo conocieron en vida; y si lo hicieron, ninguno pudo contarlo. Narra la leyenda que los barcos nunca lo veían acercarse; pero su presencia se sentía en el oleaje, agitado; en la tonalidad del agua, más oscura; o incluso en el hedor del ambiente, teñido de un azufre ácido que corroía la pituitaria. Su tamaño alimentó decenas de especulaciones. Hay quien confesó haberlo visto emerger en oriente y al mismo tiempo mover un gran tentáculo en poniente, en lugares separados por una milla marina de distancia. Una vez conocidas sus atrocidades, jamás ningún marino volvió a temer al diablo. Solo lo temieron a él, al gran Leviatán. La gran aberración bajo las aguas, el gran dios del mal, quizá Poseidón mutado en bestia. Pero explica la literatura que la fantasía lo legitima todo; y si hay maravillas que germinan del mal, también las hay que lo hacen del bien. 
Un verano de hace siglos, cuando el mundo todavía se estaba haciendo, una pequeña niña griega pergeño su venganz…