Ir al contenido principal

OTRO HORIZONTE

   Parece claro que esta crisis pasará, y otras vendrán. Serán económicas, sociales o ideológicas. Quizá más serias, más virulentas y agitadas. Puede que para entonces muchos tengan mayores posibilidades de superarlas que nosotros, atrapados en esta única realidad. Quizá ellos sepan ya viajar por las estrellas, y en su intento de huir, alcancen otro mundo. Limpio de ambiciones infectas, de malicia, de guerra. Servirá hasta que el hombre haga de esos lugares su hogar. Entonces los mismos problemas se repetirán, una y otra vez...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A veces, cuando te leo, recuerdo por qué somos amigos, más allá de las vastas distancias y del implacable tiempo. Pocas personas han sido capaces de mencionar ciertas ideas con semejante claridad y sencillez, ideas que viven en mi interior y que amanecen o atardecen como una muda ensoñación utópica, según qué días. Yo puedo sentirlos. Miles, millones de lugares desconocidos, remotos, sorprendentes y tan lejanos que sería más probable tocar un ángel o volar por levitación. Lugares libres de la presencia humana. Naturaleza en estado puro y de una extraña e indescriptible belleza. Cuando comencé a escribir 'El Nacimiento' solía teletransportarme allí, y soñar con un mundo nuevo donde la inteligencia estuviese en comunión con los recursos; donde el conocimiento fuese equiparable al respeto. Pero amigo, el hombre tiene tesoros como el ego, la ambición, la envidia... que suelen destruirlo todo. Somos, malos y buenos, una plaga, una especie bella y terrible, torpe e ingenua, no merecedora de respirar paraísos como los que ahora mismo brillan bajo soles rojos y lunas anilladas. Pero siempre podemos cerrar los ojos y pensar en lo BUENOS que pudiéramos haber sido de no ser TAN rematadamente imperfectos.

- JJSALSOSO -

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…

.

El doctor rompió el silencio de la consulta más incómoda que había tenido en toda la semana -Un punto, ¿y con eso qué quiere decir? ¿Por qué dibuja un punto?-
-Porque no tengo nada que decir...-
-Y no sería más fácil decirlo... ¿Decir que no tiene nada que decir?-
-Entonces ya habría dicho algo...-
El doctor se reclinó sobre su butaca, que había adaptado la forma del cuero a su asiento. Pero en ese instante ni siquiera su butaca parecía cómoda... Respiró para recuperar la calma y continuó.
   -Tiene el día difícil, ¿no?- Y no hubo respuesta... El doctor se inclinó sobre su paciente y repitió la cuestión, más serio...
   -¿Lo tiene?
   -¿Por qué me fuerza a hablar cuando no hay nada que contar?-, reiteró el paciente con la madurez de un  párvulo. El doctor se acomodó de nuevo sobre la butaca, cerró el cuaderno y volvió a respirar, esta vez más profundo...
   -Bien entonces, como doctor no tengo nada más que hacer con usted hoy... Puede irse.
El paciente levantó una mirada de presa ind…