Ir al contenido principal

UNA MIRADA AL CORAZÓN

  War Horse
    Lo más complicado, en casos como éste, es escribir sobre películas que no esperan a abandonar la cartelera para ser un clásico. No lo es por la épica, ni por la maravilla de su estructura narrativa, episódica. Tampoco por la brillante realización, al estilo de los viejos maestros, sin trampa ni cartón digital; o por las continuas referencias a la memoria cinéfila, con un epílogo tan quemado al atardecer como lo estuvo Scarlett O'Hara hace 37 años. Sencillamente el celuloide vuelve a impregnarse, de una manera tan solemne como difícil de explicar, de la magia del que quizá sea el mejor narrador de historias que haya alumbrado el séptimo arte.
     Spielberg es Spielberg por superar la barrera que atormentó a Hitchcock, incapaz de rodar con niños y animales. Para el caso la destreza se acerca al escándalo cuando los ojos del caballo se convierten, gracias a la mirada sabia de la cámara, en los más dramáticos del filme. Spielberg es Spielberg también por su plasticidad. La misma que le permite retratar el salvajismo de una guerra en 'Salvar al soldado Ryan' y ocultarlo aquí tras un velo de majestuosos planos y recursos narrativos donde incluso las aspas de un molino viejo pueden limpiar el dolor de una muerte injusta.
     El cineasta camina por la fina línea que separa los lenguajes artísticos. Se nutre de la literatura de la obra que adapta, incluso de la estructura teatral que tanto éxito lleva cosechado en los escenarios de Londres. Y así teje con buen tono secuencias que narran con tempo escénico cómo la humanidad despertada por un animal herido en el campo de batalla puede detener la guerra misma.
    Pero sobre todo, Spielberg es Spielberg cuando vuelve a acariciar las entrañas. Porque es capaz de desnudar lo bueno y lo malo del corazón humano; y él también abre las puertas del suyo al mostrar la tormentosa relación de un padre y un hijo, la misma que aún parece dolerle a él bien adentro.
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20120226/cultura/cine/mirada-corazon-20120226.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No la he visto, tal vez porque desde un inicio, y a pesar de su aparente y exquisita calidad visual, siempre me pregunté a qué venía otra bélica con historia disneyloide. Pero aunque ya son varios los amigos que me han expresado su 'psschá', incluyéndose mi hermana (que se emociona casi con cualquier cosa), acabaré viéndola, ya no a los pies de una buena pantalla, sino en la oscuridad e intimidad de mi estudio, con la soledad que necesito y mis auriculares. Spielberg es Spielberg, desde luego, aunque no todo su cine es de alta estima, y mucho menos las últimas series que está produciendo, que particularmente me parecen penosas (Taken, Falling Skyes, Terra Natura...). Cuando la vea te comento la jugada con todo detalle :) Veo que a ti te ha calado bien...

- JJSalsoso -
AJCF ha dicho que…
Mira a ver y luego debatimos... Lo que más te va a gustar es que en el fondo, es como una película hecha a base de cuatro cortometrajes, cuatro historias diferentes...La verdad es que es la típica película para aprender a hacer cine...

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…

.

El doctor rompió el silencio de la consulta más incómoda que había tenido en toda la semana -Un punto, ¿y con eso qué quiere decir? ¿Por qué dibuja un punto?-
-Porque no tengo nada que decir...-
-Y no sería más fácil decirlo... ¿Decir que no tiene nada que decir?-
-Entonces ya habría dicho algo...-
El doctor se reclinó sobre su butaca, que había adaptado la forma del cuero a su asiento. Pero en ese instante ni siquiera su butaca parecía cómoda... Respiró para recuperar la calma y continuó.
   -Tiene el día difícil, ¿no?- Y no hubo respuesta... El doctor se inclinó sobre su paciente y repitió la cuestión, más serio...
   -¿Lo tiene?
   -¿Por qué me fuerza a hablar cuando no hay nada que contar?-, reiteró el paciente con la madurez de un  párvulo. El doctor se acomodó de nuevo sobre la butaca, cerró el cuaderno y volvió a respirar, esta vez más profundo...
   -Bien entonces, como doctor no tengo nada más que hacer con usted hoy... Puede irse.
El paciente levantó una mirada de presa ind…