Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

AL FINAL DEL CAMINO

CUIDADO...

MENOS LUZ, POR FAVOR

Nos empeñamos en poner más y más luz sobre lo incomprensible, con la esperanza de entenderlo; y todo se solucionaría si sencillamente admitiésemos que hay que aprender a mirar de otra manera…

¿A QUIÉN LE FALTABA UN TORNILLO?

Por el estado en que se encuentran, sea quien sea quien los perdió, hace mucho tiempo que está sin ellos. Así nos va. Las personas, igual que los coches, debieran pasar una inspección técnica; pero en este caso moral, o de sentido común, o incluso ética. Si se detectara cada año a toda la gente que ha perdido un tornillo y se lo repusieran, tal vez nos sorprendería el resultado social. Pero falta dinero en Sanidad hasta para medicar el cáncer, como para preocuparnos entonces de esto…

LOS FRUTOS DEL ARTE

'Shoefiti' mezcla de modo juguetón shoe (zapato) y grafitti. Es un modo de marcar territorios pandilleros, de alimentar ese mundo de bandas, peleas, drogas y delincuencia. Éste es solo un caso de simbolismo, de creatividad, del espíritu de grupo que de manera colateral está recuperando la crisis. Entre varios es más fácil abordar la adversidad. Y entre varios, también, el arte cobra mayor fuerza como vehículo de expresión...

OTRO HORIZONTE

Parece claro que esta crisis pasará, y otras vendrán. Serán económicas, sociales o ideológicas. Quizá más serias, más virulentas y agitadas. Puede que para entonces muchos tengan mayores posibilidades de superarlas que nosotros, atrapados en esta única realidad. Quizá ellos sepan ya viajar por las estrellas, y en su intento de huir, alcancen otro mundo. Limpio de ambiciones infectas, de malicia, de guerra. Servirá hasta que el hombre haga de esos lugares su hogar. Entonces los mismos problemas se repetirán, una y otra vez...

EL RINCÓN DE LOS DESEOS

UN BUEN PROBLEMA

Nadie parece conocer soluciones eficaces, ni aquí, ni fuera. Y cuando el problema no se ataja de raíz, el embrollo se lía y se descontrola perdiéndose entre sí mismo, enloquecido, viciado; para llegar a un punto en que una solución convencional es ya imposible...

¿ENTRAS?

Solo las corrientes de viento resuenan en las profundas esquinas del hueco; pero es difícil pensar que es solo eso, el viento, lo que lo puebla. Por eso nadie se atreve a entrar...

UNA MIRADA PEQUEÑA

Cómo pueden ser tan pequeños y al mismo tiempo tan sabios? Apenas levantan del suelo más que una hoja seca; pero les basta para conocer el bosque desde las altas colinas hasta las profundas raíces donde horadan sus hogares. Son pequeños pero nunca tienen miedo, quizá por eso se dejan ver de cuando en cuando, por toda Europa, para protagonizar muchos de los cuentos que miles de niños escuchan cada noche de generación en generación...

UNA MIRADA AL CORAZÓN

War Horse     Lo más complicado, en casos como éste, es escribir sobre películas que no esperan a abandonar la cartelera para ser un clásico. No lo es por la épica, ni por la maravilla de su estructura narrativa, episódica. Tampoco por la brillante realización, al estilo de los viejos maestros, sin trampa ni cartón digital; o por las continuas referencias a la memoria cinéfila, con un epílogo tan quemado al atardecer como lo estuvo Scarlett O'Hara hace 37 años. Sencillamente el celuloide vuelve a impregnarse, de una manera tan solemne como difícil de explicar, de la magia del que quizá sea el mejor narrador de historias que haya alumbrado el séptimo arte.      Spielberg es Spielberg por superar la barrera que atormentó a Hitchcock, incapaz de rodar con niños y animales. Para el caso la destreza se acerca al escándalo cuando los ojos del caballo se convierten, gracias a la mirada sabia de la cámara, en los más dramáticos del filme. Spielberg es Spielberg también por …

EL LEGADO DEL ABUELO

Dos tristes paredes sobreviven al paso del tiempo entre el cielo, el agua y la tierra. Es el único recuerdo vivo del abuelo, de las frías noches de invierno acurrucados junto al candil en lo que fue su casa. Imaginábamos todas aquellas criaturas extrañas que describía y que poblaban las llanuras de Cantabria, sus bosques, sus costas y sus cuevas. Todos los cuentos que pudo imaginar, de tradición oral en la mitología regional, se hicieron realidad de madrugada, en la fantasía de nuestros sueños, o en las pesadillas.