miércoles, 14 de diciembre de 2011

ALGO HUMANO

"Él se quedó en pié, petrificado pero tranquilo, reflexivo, porque ahora veía a esos animales de otra manera, porque al menos ahora descubría algo más que salvajismo en esos ojos". JOSÉ CARLOS ROJO (2011): El viejo de los trece dedos. España.