Ir al contenido principal

VELOCIDAD SIN EMOCIÓN


Tintín
Qué se cuece en la cabeza del muchacho que buscó en el Congo la primera de las aventuras que lo alejara de una vida alienada en la primera entrega de la famosa saga de Hergé? ¿Qué condujo a Haddock al alcoholismo? Ninguna cuestión básica para un guión lógico encuentra respuesta en la plástica adaptación de Spielberg del famoso cómic. La falta de lógica tampoco sería un problema; pero en este caso se convierte en esencia de un libreto que es demasiado fiel a unas viñetas con muchos títulos, sin comprender que el medio es el mensaje, que una película condensa y requiere matices. Los 109 minutos de metraje se suceden a una velocidad vertiginosa, colmados de acción, de acontecimientos, pero huérfanos de conflicto, de profundidad, alentando al bostezo literal de la butaca. Cualquier película de Pixar cala más en el alma del personaje. La hipnosis enfermiza parece obnubilar a un Tintín digital impecable que busca con frenesí automático respuestas a cada misterio. No hay un por qué. Quizá 'El secreto del unicornio' haya sido la primera toma de contacto. Puede que sea Peter Jackson quien saque en cuatro años la pala y desescombre el alma y los sentimientos del joven reportero en la segunda entrega; pero no hubiera estado mal empezar en ésta.
Spielberg consigue lo que debió fijarse como propósito en un origen: el virtuosismo audiovisual, la autoconfirmación de que no está caduco -no alcanza a comprender que nunca lo estará-, que aún puede innovar y filmar al dictado de la innovación tecnológica. Y esa es su perdición; aunque lo logra. El 3D está bien construido, no se desdobla, convence; pero tampoco llega a legitimar la película. La obsesión por la acción infecta un metraje que pierde el interés en los medios tiempos. Cualquier avezado lector del cómic celebra las varias dimensiones de las historietas. La aventura por la aventura para cautivar al niño; y la moral, la política, la justicia, para tocar el corazón del adulto. El filme falla en la segunda. Quieren que sea el nuevo Indiana Jones; pero para eso habría que hacer de tintín un Harrison Ford y de Haddock un Sean Connery, y unirlos como lo hizo aquella historia.
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20111109/cultura/cine/velocidad-emocion-20111109.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…