Ir al contenido principal

SPIELBERG NO ERA ASÍ


SUPER 8

   De nada sirve el 'revival' de emociones, de estética, de ese espíritu ochentero que recuerdan las retinas cinéfilas si, a fin de cuentas, la historia no es buena. Lo que ocurre con 'Super 8' es lo que viene sucediendo con otros productos marca J.J. Abrams, donde el director trasciende el ámbito que domina, la realización, para tomar también la batuta en la escritura del guión. El fiasco de este trabajo es el mismo que le reprocharon los fans al cierre de la célebre 'Perdidos', que el final nunca estuvo a la altura de la complejidad estructural de la trama. En el periplo al pasado que supone sentarse a ver 'Super 8', el viaje empacha. Solo dos horas le bastan para fundir 'Los Goonies' con 'E.T.', pero sin el espíritu intimista que emanaban aquellas. Abrams peca de grandilocuente. Busca traer a la actualidad este género perdido a través de la magnificencia de los sonidos, los efectos y el tamaño de las explosiones. Olvida que pese a la deriva actual de la mayor parte del cine que se proyecta en las salas, el encanto de aquellas joyas que pretende recrear reside en el minimalismo del tono con el que alcanzaron el corazón del espectador con mucho menos artificio.
Los fuegos artificiales pueden nublar al espectador nostálgico del joven Spielberg, que es ovacionado por Abrams en cada plano, en cada secuencia: desde el sonoro choque de trenes -obsesión confesa del director de 'Jurassic Park' en todas sus biografías-, hasta el irritante reflejo de los focos en el plano, -reducto de la premura con la que el firmante de 'Tiburón' rodaba en sus inicios, y que traía de cabeza a su director de fotografía-. La trama de 'Super 8' se pierde en el desarrollo en frentes que se quedan en el tintero, para dar carpetazo digno solamente a todo el entramado humano en ese abrazo final que despide la nave. Otro calco más a la filmografía del maestro, una nueva pretensión de asemejarse al genio y otra forma más de estropearlo todo, porque en lo tocante a talentos artísticos, las segundas partes nunca fueron buenas. 
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20110831/cultura/cine/spielberg-20110831.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…