sábado, 30 de abril de 2011

DÍA DE LA MADRE

Una mañana, sin saber muy bien por qué, se detuvo por un instante, la miró y pensó, que aunque no se lo dijese todos los días, la quería de verdad...