Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

MANERAS DE SER FELIZ

LA RED SOCIAL
De entre el cúmulo de virtudes del último trabajo de David Fincher es difícil quedarse con una. Como ocurre con cualquier otra obra maestra, puede que sea esa capacidad de imbuir al espectador en el tren de la narración, sin esfuerzo, sin tiempo para respirar. Puede que sea aún mejor que cuando éste recuerda que está en el cine, cuando el autor suelta su mano por un instante, se encuentra con el estilo sublime de un lenguaje certero, aséptico, brillante y a la vez bello -la ampulosa secuencia de las regatas es un ejemplo-. Pero no es ese todo el mérito. El aplauso también va para el libreto, y para su responsable, Aron Sorkin. También para los que le dejaron hacer, sin tachar un renglón de un texto que hila los retazos de una historia construida a base de eventos, de emociones, de ideas y traiciones. Y así se llega al nivel más bajo, al que importa, al que tiene la llave para convertir el filme en una cinta de culto. El regusto final se regodea sin remilgos e…

VIDA DE UNA HOJA

Dedicado a Ana; y a su sueño,
el que inspiró este cuento…

1
El amanecer de la vida
Allá donde recuerdo, creo que la primera sensación que experimenté en la vida fue la caricia de la brisa que acompaña al primer rayo de sol de la mañana. Fue mi despertar al mundo. La primera vez que comencé a tomar conciencia de mi cuerpo, de mi forma, de mi volumen, de mi condición como hoja. El tacto fue el primero de los sentidos en ofrecerme una visión del entorno. Luego vinieron los sonidos, los colores y los olores. Eran mis cuatro sentidos. Desgraciadamente nunca pude disfrutar de un sabor; la naturaleza había entendido que tal punto de vista de la realidad nunca le sería útil a una hoja.
Pero los demás me sirvieron para contemplar el mundo, desde lo alto. Vivía en la copa de un gran árbol. El más grande del parque. Ya saben lo que es un parque. Esas pequeñas zonas donde crece la hierba. Donde las personas no han podido hacer casas ni carreteras. El primer sonido que captó mi atención fue el del ag…