Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

HECHIZO DE BOSQUE

Pobre hada bailarina. Un ogro no pudo soportar más su alegría, su juventud, su fuerza y belleza, y la hechizó. Quedó atrapada en la eternidad del silencio; viva, pero inmóvil, amordazada en un tronco de madera, compartiendo el latido de este árbol. Maldito ogro huraño, sucio y envidioso, ¿cómo pudo nacer tan poderoso? ¿Cómo pudo ser tan cruel? No se conoce método para romper el embrujo, pero la bailarina no se inquieta. El mal no es eterno, y la magia solo existe hasta que expira la vida de quien la formula. Las hadas bailarinas son escasas, pero inmortales. A ojos de una vida eterna la pena pasará como un suspiro, y a la muerte del indeseable, en libertad volverá a bailar...

LA TRISTEZA DE LA CAUTIVIDAD

Miradas tristes; ventanas de un alma herida que la naturaleza concibió libre y el hombre confinó a la alambrada. Corazones salvajes con una vida robada por la que nunca recibirán compensación. La fortuna sonreirá a muchas de estas calamidades; morirán sin saborear un atisbo de albedrío, y nunca sabrán lo que perdieron. Y todo por culpa de la tiranía, una vez más, de quien ensimismado en su cretina egolatría, se cree amo de lo que nunca debió tener dueño.

MANERAS DE SER FELIZ

LA RED SOCIAL
De entre el cúmulo de virtudes del último trabajo de David Fincher es difícil quedarse con una. Como ocurre con cualquier otra obra maestra, puede que sea esa capacidad de imbuir al espectador en el tren de la narración, sin esfuerzo, sin tiempo para respirar. Puede que sea aún mejor que cuando éste recuerda que está en el cine, cuando el autor suelta su mano por un instante, se encuentra con el estilo sublime de un lenguaje certero, aséptico, brillante y a la vez bello -la ampulosa secuencia de las regatas es un ejemplo-. Pero no es ese todo el mérito. El aplauso también va para el libreto, y para su responsable, Aron Sorkin. También para los que le dejaron hacer, sin tachar un renglón de un texto que hila los retazos de una historia construida a base de eventos, de emociones, de ideas y traiciones. Y así se llega al nivel más bajo, al que importa, al que tiene la llave para convertir el filme en una cinta de culto. El regusto final se regodea sin remilgos e…

VIDA DE UNA HOJA

Dedicado a Ana; y a su sueño,
el que inspiró este cuento…

1
El amanecer de la vida
Allá donde recuerdo, creo que la primera sensación que experimenté en la vida fue la caricia de la brisa que acompaña al primer rayo de sol de la mañana. Fue mi despertar al mundo. La primera vez que comencé a tomar conciencia de mi cuerpo, de mi forma, de mi volumen, de mi condición como hoja. El tacto fue el primero de los sentidos en ofrecerme una visión del entorno. Luego vinieron los sonidos, los colores y los olores. Eran mis cuatro sentidos. Desgraciadamente nunca pude disfrutar de un sabor; la naturaleza había entendido que tal punto de vista de la realidad nunca le sería útil a una hoja.
Pero los demás me sirvieron para contemplar el mundo, desde lo alto. Vivía en la copa de un gran árbol. El más grande del parque. Ya saben lo que es un parque. Esas pequeñas zonas donde crece la hierba. Donde las personas no han podido hacer casas ni carreteras. El primer sonido que captó mi atención fue el del ag…

SEGUNDO GRAN TROPIEZO

THE LAST AIRBENDER

Sentarse frente al último estreno de M. Night Shyamalan comienza a ser lo más parecido que hay a jugarse los sesos en la ruleta rusa; al menos en lo que a incertidumbre se refiere. La irregularidad ya se convierte en sello particular de una filmografía capaz de alumbrar extraordinarios acabados como los de 'El sexto sentido', 'El protegido', 'El bosque' o 'El incidente', y vergonzosos conceptos como 'La joven del agua' o, cerca de este despropósito, 'Airbender: el último guerrero'. Shyamalan ha querido ser quien no es, el último de los tentados por esa incomprensible necesidad de crear su propia saga, su trilogía. Pero 'Star Wars' ya existe, y 'El señor de los anillos', también. Lo suyo es lo heterodoxo, el díscolo manejo de la planificación y el montaje para romper con los clichés del lenguaje y los conceptos cinematográficos, fundiendo clásicos y modernos hasta lograr la mezcla perfecta, di…

ADIÓS, LOST

UNA LECCIÓN DE AMOR...
Esperaba pequeñas respuestas. ¿De dónde salieron los osos polares? Y no las hubo, al menos pequeñas. El vacío llega al digerir todo lo que algún día fue la isla, y los ratos compartidos en torno a su fantasía. Todas esas horas acompañando aquellas vidas ahora terminadas, se acabaron antes de llegar a la isla. Curiosas revelaciones al final del camino; o de los caminos, porque cada interpretación tiene un poco de verdadero, un poco de legítimo, y la existencia de todas, precisamente, es lo que engrandece más aún los mejores libretos que nunca se escribieron para la pequeña pantalla. Demasiado pequeña, quizá, para mostrar lo magnífico del fin de la historia. La de todos aquellos que iban sentados en el vuelo de Oceanic, estampado contra el mar. Responsables, juntos, de que cada mundo ocupe su lugar: el de la luz, y el de las tinieblas. Ellos guardaban la puerta. Es difícil comprender el porqué de su penitencia, relegados a ocupar un lugar en ninguna parte, en el n…

DEMASIADOS MOVIMIENTOS

Mucho ajetreo. Este mes, renovación y descanso...

CREANDO EMOCIÓN

Ambos saben que todo es una farsa, pero indagan. Trascienden el juego y se afanan en la búsqueda de la nada, en un excitante sentir de la complicidad del otro. La emoción es el mismo trabajo en equipo, el despertar del instinto animal social, las endorfinas de sentirse aliado…

EXPLOSIÓN DE REALIDAD

En tierra Hostil
Sin moralinas, ni lecciones. Sólo muestra, cuenta y repara en la triste adicción adrenalítica que cautiva a quien lejos de alcanzar la felicidad en la vida, prefiere encontrar sentido a jugársela. Aséptica y dura visión la de su directora, Kathryn Bigelow. Lo hace sin darse importancia, con una cámara en mano que no pretende recordar que lo es, y con una libertad narrativa que huye de cualquier formalismo y atrapa al respetable en un camino que confunde, sorprende, se intuye -en contadas ocasiones- y se resuelve para cerrar el círculo con un sentido claro, centrado en el protagonista, hacia lo personal, que deja entrever claves del planteamiento que algún día hiciera Francis Ford Coppola en ‘Apocalypse Now’. Es una mirada desentendida de credos políticos, pegada al suelo, a la realidad e incluso a la crueldad -nada que decir sobre el pequeño discurso que se reserva para su propio bebe, cargado de un pesimismo moral que ilustra a un personaje coloreado con el pincel de …

PRESOS DE OTRO TIEMPO

Como las cadenas, pesadas e incómodas. Se arrastran y convierten el pasado en un grillete. Ignorarlas no es solución, porque son el ejemplo del error; pero la penitencia ya se ha pagado y el futuro aguarda impaciente.

EL ESPECTADOR RESPETADO

Sherlock Holmes
Han pasado unos años desde aquella pataleta de autocompasión: era el único entre sus amigos que aún no había llegado a cobrar 20 millones de dólares por película. Ahora ya lo hace. Robert Downey Jr. está de moda y una vez olvidado el fantasma de la errática que lo acompañó durante los noventa, retoma el camino con paso firme de trovador; como el filme, Sherlock Holmes. Su virtud reside en lo consecuente entre la pretensión y el resultado. Nadie piensa más allá del blockbuster, pero bajo el mando de la responsabilidad y el respeto al espectador. Ahí gana el beneplácito el realizador, Guy Ritchie. Parte de un fundamento demasiado obviado: el público no es idiota, disfruta cuando se le retuerce el esquema con cuatro vueltas de tuerca, cuando pequeñas pinceladas de innovación salpican el lenguaje de la trama -la ficción televisiva cada vez abraza más la pantalla grande- y cuando el conjunto deja de ser tramposo para cumplir con la legalidad hasta el final. Ningún cabo queda…