jueves, 14 de mayo de 2009

RESTOS DE GUERRA

La tormenta marina quebró la vela mayor, y el instinto de supervivencia hizo que cada pedazo se aferrara a un resto de madera de lo que fuera una gran goleta de las historias bélicas antiguas. Recorren los mares en manada, con la esperanza de recuperar todos los fragmentos y volver algún día a ser lo que fueron.