Ir al contenido principal

¿REINVENTAR QUÉ?

Avatar
Hizo historia, el éxito le sobrepasó y llegó el silencio. Titanic marcó el punto de inflexión en la carrera de un cineasta ególatra por fuera y frágil por dentro. ¿Qué hacer tras semejante avalancha de estatuillas? El tiempo fue encontrando la respuesta en el instinto fílmico más primitivo, nacido de los grandes clásicos que marcaron su retina y de otros no tan clásicos que despertaron la envidia cinematográfica. Así encontró el motivo, y ahí reside precisamente el gran vacío de Avatar.
Bebió demasiado de otras cintas hasta el punto de emborracharse. De Kubrick y su 2001, de Lucas y su interminable saga, de Peter Jackson y la trilogía convertida en obra maestra e incluso de Spielberg en varias vertientes.
Todo arte es una recreación de algo existente, y toda obra nace de otra obra, pero la fuente dibuja muchas veces una línea invisible entre lo legítimo y lo banal; entre lo que refiere a la base de la narrativa clásica o se eleva desde lo que funcionó en productos ya cocinados.

Cameron rumió durante décadas un film como éste, pero todo el mundo se adelantó. Quiso esperar a que la técnica le prestara las herramientas para crear un mundo nuevo y también llegó tarde. No reinventa el cine porque todo lo que ofrece la película ya se ha visto. Por no hacerlo, no se reinventa ni a sí mismo.Lo maneja como un niño que se cree con juguete nuevo para subsanar sus complejos cinematográficos tratando de asegurar el respeto del público con un cóctel teóricamente infalible. Y falla. Regresa el cine de estereotipos, de personajes planos, de metáforas absurdas, militarismos y ecologismos harto destilados (bien destilados, como hizo Tolkien, que no es el caso), previsible, fácil, frío y con prisas. Y lo mejor, lo estruendoso de un James Horner que arremete con su partitura contra cualquier pequeño momento de intimidad emocional que quedaba. Un cúmulo de despropósitos.


http://www.eldiariomontanes.es/20091223/cultura/cine/reinventar-20091223.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues neno, a mí me ha gustado bastante. Fui al cine a lo que iba, y al margen de las lagunas narrativas, la peli no deja de ser una excusa para recrear un romance en un mundo inexplorado, sumándole un despliegue de criaturas, parajes y acción de la que funciona. Personalmente llegó a emocionarme. Creo que las escenas de calma están muy bien llevadas, y que han sabido dar riqueza de matices a la expresividad y complejidad de los personajes principales, él y ella. Cierto es que el resto son de postín, tópicos y estereotipados al máximo, pero la pareja principal me pareció muy buena, sobre todo ella. El cine nunca dejará de ser curioso, y impredecible de cara al público. Un abrazo Rojo 2.

- Salsoso -

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…