Ir al contenido principal

INSÍPIDA

Ágora
Es lo que puede ocurrir cuando un producto ambicioso se convierte en pretencioso, cuando una producción ostentosa olvida que la emoción de un plano detalle puede sobrecoger como nunca podrá hacerlo una masa caracterizada. Es lo que puede suceder si una industria modesta trata de estrujar el presupuesto para codearse con la estadounidense –descartado el cameo a la saga Star Wars en la cartela inaugural- jugando sus mismas cartas: hace aguas.

El problema es de base, de libreto. La destreza de ritmo demostrada por los coautores (Mateo Gil y el propio Alejando Amenábar) en filmes anteriores se pierde en Ágora para hilvanar una historia que se mueve en círculos –como la obsesión de la protagonista-, sin avanzar. Martilletea las ideas con fines aleccionadores y se detiene sin sentido en irrelevancias para obviar cuestiones importantes. Falta contexto, una aproximación a lo que fue aquel tiempo, la sociedad. Un paseo rápido por todas aquellas razones -las hubo-, que explican, por ejemplo, el maravilloso éxito del cristianismo en su ascenso al poder.

No hay corazón, falta sentimiento. El espectador no logra alcanzar la empatía con el film -más allá de la trágica y bien rodada destrucción de la biblioteca, donde se atisba la pequeña pincelada de originalidad audiovisual con que cuenta la cinta- porque el discurso se queda en la fachada y no baja al sótano. La marea de la acción arrastra a unos personajes asépticos, planos y mal definidos, donde se obvian muchos porqués, para erigir en primer término y con excesivo tinte teórico las reflexiones sobre moral, religión y sociología.

Amenábar procura mantener el equilibrio de la balanza: entre el Blockbuster y el autor; entre lo impersonal objetivo –véase los planos cenitales- y lo íntimo –el asesinato de Hipatia-, pero resultó no ser la solución. El error del filme reside en pensar que la virtud se encuentra en el justo medio, cuando la lógica mandaría moverse entre los extremos. Lograr la lágrima cuando es preciso, y saltar a la serena reflexión sin perder el pulso.

José Carlos Rojo Puente

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estamos de acuerdo JC. Y el caso es que los elementos los tenía: actorazos, ambientación, extras de lujo, música que funciona, una fotografía estupenda (con sus toques maestros)... Pero es un guión tan sumamente superficial (lo que salpica a personajes, razones y contexto) y unos diálogos tan poco elocuentes que no hay viaje posible. No me despertó ni una sola emoción. Me resulta extraño que Amenábar nos traiga este plato, cuando ha demostrado sobradamente que, editando en su estudio, no pasa página si algo no le conmueve. ¿Demasiada gente implicada en esta peli? Supongo que sí.

- JJSalsoso -
Anónimo ha dicho que…
me ha llenado mucho, los actores son buenos pero el director mas, espero que vuelvas a publicar algun otro cortometraje mas, te felicito.
AJCF ha dicho que…
Gracias, anónimo del 26 de octubre, seas quien seas :)

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…