Ir al contenido principal

VIRTUOSA MINIATURA

UP
La pantalla se divide en capas y la presentación de Pixar parece transportar al espectador en el tiempo. A aquellos inicios de siglo, cuando el cine aún no conocía sus capacidades más allá del teatro grabado. Ahora sólo es un guiño, y el virtuosismo espera a la película. La máxima de Disney parece seguida casi al dedillo: “por cada risa debe haber una lágrima”.

De hecho es ahí, en esas pequeñas gotas de emoción, donde la película encuentra su maravilloso acabado. Es una secuencia, una virtuosa miniatura. El piano la acompaña con delicadeza, y las imágenes narran sin necesidad de artificios. El niño no lo comprende. Incapaz de asimilar la profundidad de las imágenes, muchas de las claves son sólo decodificables para el adulto, esclavo de las predilecciones de los zagales en este tipo de cine, que en el caso particular de hoy ha sabido reconocerles el esfuerzo. Toda una vida pasa ante los rostros cada vez más melancólicos de un público que contempla el paso del tiempo y la tristeza de un sueño incumplido.
Pero no es pesimismo lo que necesita el cine de una época, la actual, que seguro se recordará por las obras que comienzan a aparecer, y que serán reforzadas por un ejército de otras piezas en todas las vertientes artísticas, que conformarán todo un ejercicio de optimismo –como la historia del arte ha dejado patente en todo momento de crisis: social, política, existencial o económica, como es el caso-.

Por eso recupera el discurso al final del metraje, cuando las cosas parecen truncarse. La intimidad de un diario descubre la verdad de una vida, de todas las vidas –o casi todas-, y alumbra donde parecía que la penumbra reinaría para siempre. Allá donde los sueños no se cumplen, donde parece que prospera el desánimo. Quizá sólo sea problema de la forma en que se mira, del modo en que entendemos la realidad; porque es muy probable que estemos viviendo la más grande de nuestras aventuras y aún no hayamos reparado en ello.

José Carlos Rojo Puente

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No te quepa duda de que estamos inmersos en la mejor aventura de todas. Todo depende de cómo la mires cada día. Buena peli, sí señor. Hasta el día de ho, Pixa no ha hecho más que sorprenderme, emocionarme y hacerme reir, pero reir reir.

- Salsoso -

Entradas populares de este blog

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana

UN TIPO SIN LÍMITES

Tendré siempre la duda de cuál fue la causa exacta de su muerte. También por qué sucedió tan pronto, apenas pasados sus siete años. Pero lo que siempre, siempre desafiará mi entendimiento es cómo un tipo así de peludo, así de hocicudo y orejón, logró con su inteligencia traspasar tanto los límites que deben separar a los animales de las personas...

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…